martes, 26 de junio de 2018

La jungla tinderiana


Entre tríos y sugar "daddys" anda la cosa.

***

Cogerle el truco a Tinder no me llevó más de dos minutos. Es muy fácil. Al registrarte configuras qué quieres que te aparezca, si chicos, chicas, o ambos. También el rango de edad. La verdad es que ya estuve una vez con un chico tres años menor que yo, así que para mí eso no es un impedimento, pero estoy en una etapa en la que me apetece conocer a hombres que me puedan aportar más estabilidad a mi ya de por sí inestable situación y, por norma general, (aunque por supuesto hay bastantes excepciones) a más edad, o más madurez, mayor probabilidad de encontrar esa "estabilidad". Así que delimito un rango de edad que va desde un año más que yo hasta 9 más. 
También debes rellenar datos tuyos, como tu edad, aunque tienes la opción de que no sea visible, y una pequeña presentación. A ver, ¿qué digo yo de mí?

P. X años. Sin trabajo y planteándome tomarme un año sabático para seguir formándome. Simpática, me gustan los animales. Bueno, los gatos no, pero porque soy alérgica ¿Deporte? Pues sinceramente practico poco, si es que hacer las tareas de casa se considera deporte, yo al menos sí lo considero. Fumadora, aunque el 30 de junio tengo pensado dejarlo. Me gusta el cine, las series, leer y salir con los amigos, pero más de cervezas o en una terracita que a una discoteca. Ah, por cierto. Tengo una niña, pero tranquilo, que no busco un padre, ya tiene uno, ni nadie que se haga responsable de ella. Simplemente que la acepte igual que a mí y la respete. Ya sabes, si te gusto, desliza a la derecha, si no, a la izquierda y ¡hasta luego!

Mmm... Por ahora mejor dejo la presentación en blanco.

También puedes poner varias fotos, e incluso vincular tu cuenta con tu perfil de Instagram, pero casi que por ahora prefiero que no, ya que allí tengo algunas fotos de mi niña y no me haría mucha gracia que decenas de extraños le estuviesen viendo la cara. Decido subir tres fotos sobre mí, pero ¿cuáles? Si quiero recibir algún que otro desliz hacia la derecha más me vale parecer potente y, seamos sinceros, eso era hace mucho tiempo en una galaxia muy muy lejana llamada "Antes del parto". Bueno, no quiero agobiarme, pero tampoco engañar a nadie, no vaya a ser que al final quede con alguien y se lleve una no muy grata sorpresa, así que elijo dos o tres fotos recientes (si es que por reciente entendemos de hace un año, pero bueno, ya había dado a luz, así que estaba siendo medianamente sincera con mi físico). Vale, ya está. Vamos Tinder, haz tu magia y enséñame tus mejores especímenes.
Y Tinder debió decir: ¡Claro que sí, guapi!

Una vez creada tu cuenta ya puedes empezar a ver fotos de, en mi caso, chicos. Primero me cercioré de que deslizar a la izquierda fuese rechazar, y a la derecha, que te gustaba. Pero ¿recordáis que en el post anterior cuando conté que estando con mis amigos salió el tema de Tinder a colación pegué oreja para enterarme bien de las anécdotas? Resulta que uno de ellos contó que a veces, si no se tenía cuidado, podías equivocarte y rechazar a alguien que te gustase o indicar que te gustaba alguien que no. Y lo peor, ¡podías dar sin querer un súper-like y todo! Para los no iniciados, un súper-like es algo así como un ME SÚPER-ENCANTAS, vaya que te has enamorado nada más ver una simple foto ¿Lo mejor? que si quieres rebobinar, ir hacia atrás, deshacer tu cagada, tienes que pagar. Y oye, como que todavía no me veo pagando en estos sitios. Así que decido ser precavida porque no me quiero equivocar y me doy cuenta de que en la parte inferior de la pantalla hay una X en el lado izquierdo y un corazón en el derecho. Voilá, ¿cómo que nadie me había contado esto? ¡Así imposible equivocarse!

Allá vamos. Primera foto. Las manos de una pareja entrelazadas. Le doy a la "i" de información. Resulta que era una pareja que buscaba chico o chica para hacer tríos. Máxima discreción. Vale, esto no es lo que me esperaba. De hecho hasta estoy un poco en shock. Ellos no podrán ver mi perfil o si yo estoy leyendo esta información ¿no? A ver si se van a creer que estoy interesada. Anda, no delires, dale a la X, solo ha sido un mal comienzo ¡Seguro que ahora vienen los tíos buenos, cultos y trabajadores! 
Sigo pasando, meh, chicos normales. Con algunos me basta su foto principal para saber que jamás podré tener feeling. Con otros tengo que mirar algunas de las demás fotos que han subido, pero nada, ninguno me llena ¿Lo más gracioso? Cuando aparecían chicos que me encantaban en sus perfiles había descripciones tipo:

...Apasionado de los gatos...

(¿Recordáis que soy alérgica?)

...Me encanta el deporte. Senderismo, pádel, surf, atletismo,...

(¿Entonces hacer las tareas no cuenta como deporte?)

Sigo pasando y, de repente, una foto de un chico muy interesante, con un toque intelectual y misterioso. Casi le doy al corazón, pero mi sexto sentido me dice que lea la "info". Bendito sexto sentido. La cosa venía a decir algo tal que así:

... casado, busco chica que necesite un sitio tranquilo donde estar, relajarse, fumar algo y divertirse conmigo (conversación, cine, series, sexo). En plan sugar daddy... El de la foto no soy yo, aunque me parezco.

W  T  F ?

Por un momento lo "flipo" en colores y ya sí que me planteo qué hago aquí. Me estoy desesperando porque no encuentro a nadie y para uno que me atrae resulta ser Míster Sugar Daddy. Es que me gustaba tanto la foto. Encima empiezo a pensar que si quitamos lo de casado, lo de que él no es el de la foto ni sugar daddy encaja con lo que busco. Tampoco son detalles tan importantes, ¿o sí? Chica, estás desvariando, dale a la X ¡YA!

Al principio iba muy lenta pasando perfiles, pero después de 15 minutos en Tinder ya me considero toda una una experta, tinderiana de pro,  el Máster en Tinder me van a dar. Empiezo muy chulita yo a darle caña cada vez más rápido a ver si me aparecía un perfil interesante de una vez. La buena noticia es que sí que aparecieron perfiles interesantes. La mala, que iba tan rápido que le di varias veces a la X sin querer. Me había venido yo muy arriba con lo del Máster...
Después de haber descartado con la dichosa X decenas de perfiles, a veces intencionadamente, a veces por error,  me empiezo a agobiar y me planteo, una vez más, quitarme la cuenta. No sé si realmente ahí voy a encontrar lo que busco. Me enciendo un cigarrillo y me digo a mí misma: "venga, unos cuantos perfiles más, no te rindas. Es que después de todo lo que has pasado eres demasiado exigente, baja un poco el nivel y verás. Son muchos chicos, alguno seguro que es un primor". Vale, bajaré el nivel. 

El mercado en Tinder es muy amplio. Hay perfiles para todo tipo de gustos y personalidades. Algunos más apetecibles que otros. Algunas presentaciones hasta te llegan a sacar una sonrisa, otras, bueno, dejémoslo en que hay gente que no debería tener acceso a Internet. Al final el día no ha ido tan mal. Creo que he pulsado unas cuatro veces el corazón, (¿o han sido cinco?) Poquitas para la cantidad de perfiles que he visto pero, menos es nada. Por lo pronto me desconecto, se hace tarde y tengo que ir a dormir. Veremos qué sorpresas tinderianas me depara el día de mañana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

It's a match!

04:00 a.m. La peque se ha despertado y no es capaz de quedarse dormida por sí misma, así que me tumbo al lado de ella y me subo l...